Endodoncia


Endodoncia

La endodoncia es la especialidad de la odontología que se ocupa de la prevención, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades que afectan a la pulpa del diente (comúnmente conocida como “nervio”) y a los tejidos circundantes al

diente.

La endodoncia es un tratamiento que consiste en la extracción de la pulpa del diente, desinfección de la cámara pulpar y los conductos de la raíz para posteriormente conformarlos y rellenarlos con un material plástico y bio-compatible. Este material es colocado junto con un cemento sellador para asegurar un buen sellado.

La causa más frecuente de la infección y consecuente inflamación y necrosis de la pulpa y por tanto de la necesidad de realizar una endodoncia es la existencia de caries profundas, desgaste de los dientes, traumatismos o golpes en el diente, dientes fracturados o procedimientos dentales repetitivos. Pueden dar lugar a infección a nivel de las raíces del diente que pueden destruir el hueso que rodea al diente, provocar dolor espontáneo o a la masticación, sensibilidad al frío o al calor, cambio de color del diente (lo que significa que la pulpa dental está necrótica “muerta”), inflamación de la encía alrededor del diente afectado e incluso la aparición de fístulas o flemones. También podría estar aconsejada la endodoncia en dientes que necesiten grandes tallados para la posterior colocación de coronas o puentes.

Procedimientos

Se realiza bajo anestesia local lo que hace que sea un tratamiento indoloro.

Permite evitar la pérdida de las piezas dañadas y así conservar el diente y su funcionalidad en lugar de extraerlo.

Con un adecuado cuidado puede durar como el resto de su dentición.

En la mayoría de los casos el tratamiento de endodoncia puede realizarse en una sola sesión, aunque en algunas ocasiones dependiendo de la complejidad del caso pueden ser necesarias dos o más sesiones.

El diente tratado queda más frágil por lo que en la mayoría de las ocasiones es recomendable colocar una funda para proteger el diente y disminuir la posibilidad de fractura.

Los dientes endodonciados requieren los mismos cuidados de higiene y revisiones periódicas que cualquier otro diente.

La alternativa a la endodoncia es la extracción de la pieza por lo que siempre que sea posible se propondrá primero la realización de la endodoncia. No hay nada mejor que el propio diente.

Si tienes alguna pregunta, ¡ven a consultarnos!

Dra. Davinia Gabán